Una maquina de cerdo

Quien soy
Aina Martin
@ainamartin
Autor y referencias

¿Cómo saber si un juego de terror está bien hecho? Seguramente no por el tamaño de las texturas o la calidad de los modelos tridimensionales, de lo contrario Resident Evil 6 sería una obra maestra.

Un cerdo colgado de un crucifijo. Ligeramente blasfemo. Apenas

Digámoslo de esta manera: si mientras juegas te encuentras caminando agachado, tratando de no hacer ruido, incluso si realmente no conoces los efectos del ruido en tus enemigos, si bebes cada paso mirando en cada esquina antes de moverte. , si prefieres caminar hacia la oscuridad por temor a que la luz atraiga a alguna criatura, aunque no se diga que hay criaturas alrededor, si cada nuevo lugar para cruzar genera una angustia inexpresable, una sensación de opresión que puede convertirse en tan fuerte como para obligarte a ceder los controles por unos momentos, si pasas mucho tiempo parado en las sombras sin poder dar un paso después de escuchar un ruido siniestro proveniente de quién sabe dónde, si en cada refugio seguro exhalas un profundo suspiro de alivio, como si fueras un dios, supervivientes de un naufragio; en definitiva, si se dan todas, o incluso algunas, las situaciones descritas anteriormente, entonces hay muy buenas posibilidades de que te encuentres frente a una obra que está cumpliendo lo que promete: dar miedo. Amnesia: A Machine for Pigs es una máquina de terror perfecta. El nuevo título de Frictional Games y The Chinese Room (Dear Esther) reinicia exactamente donde dejamos la primera Amnesia, es decir, desde la oscuridad, nunca tan negra y angustiosa, y desde el deseo de afirmar todas esas cualidades que tanto habían embrujado. miles de jugadores. No estamos hablando de la trama, completamente diferente a la de The Dark Descent, sino de una concepción real del horror que ha hecho escuela, devolviendo el género a las raíces del survival horror aprovechando la primera persona.





La alternativa

Nunca como en este periodo existen alternativas válidas para los amantes de los juegos de terror en PC. Nos limitamos a reportar tres muy recientes. El primero es Survival supervivencia, lanzado unos días antes de A Machine for Pigs y sin duda vale la pena intentarlo, aunque menos refinado que el título de The Chinese Room. La mecánica del juego es muy similar, con un protagonista indefenso que debe sobrevivir cazado dentro de un manicomio. El segundo título es la aventura exploratoria Gone Home, una experiencia corta e intensa que ha obtenido muchos elogios en todo el mundo. Finalmente, también lanzamos Slender: The Arrival, que no nos gustó particularmente, pero que ciertamente es indicativo de una tendencia muy extendida en el género de terror contemporáneo.

Tonos de negro

Como en el episodio anterior, la trama comienza con amnesia. El protagonista, un rico burgués que vive en la Inglaterra victoriana, se despierta en una especie de jaula en medio de un fuerte mareo. Tras recuperarse, liberado, no está claro por quién, sale en busca de sus hijos, que han desaparecido quién sabe dónde. Es de noche y la inmensa mansión en la que vive parece poseída por fuerzas más allá del entendimiento humano. No te preocupes, no entraremos en demasiados detalles sobre la historia, porque es uno de los puntos fuertes del juego. Paradójicamente, no podemos ni siquiera contarte demasiado sobre las primeras horas de la aventura, para no darte información que corra el riesgo de arruinarlas. Solo debes saber que pronto queda claro que hay algo indecible detrás de la desaparición de los niños y que el protagonista se encontrará atrapado dentro de una inmensa alegoría que él mismo ayudó a crear. También sepa que los autores siguieron la lección de Lovecraft a la perfección, explicando solo parcialmente lo que sucede y dejando lo sobrenatural en otro plano, como si los límites humanos impidieran comprender lo que hay más allá del plano racional. La historia en sí está contada a través de medios muy clásicos: que van desde trozos de papel que dejan varios personajes, nunca presentes en la escena, hasta gramófonos en los que se graban pequeños diálogos, hasta micro-secuencias que se disparan en determinados momentos, en los que el protagonista escucha voces que le recuerdan hechos pasados. Es interesante el uso del teléfono, a través del cual hablamos con un personaje cuya identidad se descubrirá solo mucho más tarde en la aventura (cuando se hayan consumido un par de paquetes de pañales). Más de lo que sucedió en The Dark Descent, en A Machine for Pigs el escenario se convierte en un elemento activo de la narrativa. La construcción de los distintos lugares y la progresión con la que se penetra en los misterios que esconden se manejan con mucha más sabiduría que la del primer capítulo, así como su impacto metafórico en la economía general del juego es mucho más fuerte.



El ambiente es decididamente sombrío

Expliquemos mejor. El castillo de Dark Descent era, de hecho, solo un castillo: bien diseñado, lleno de lugares interesantes, pero básicamente una escenografía. Para A Machine for Pigs es diferente. Sin desvelar demasiado, podemos afirmar que los lugares individuales forman parte de una inmensa construcción alegórica, que sirve no solo como escenario, sino que también intenta contar un modelo de sociedad y la mente desviada de su arquitecto. Después de todo, no podíamos esperar nada más del padre de Dear Esther, Dan Pinchbeck, ya que su primer trabajo fue sobre todo una historia ambiental, un largo camino hacia la depresión de un ser humano esculpido en lugares, antes en los textos.

Amnesia: A Machine for Pigs pone la tensión en el corazón de su juego y nuestra revisión

Oscuridad a oscuridad

Algunos lugares están llenos de dibujos y pinturas espeluznantes.

Sin embargo, desde el punto de vista de la jugabilidad, la relación con el predecesor es realmente fuerte, tanto que podemos hablar más de algunos ajustes que de cambios reales. Al igual que el de The Dark Descent, el protagonista de A Machine for Pigs también está esencialmente indefenso frente al mal. A lo largo del juego no hay armas utilizables y nos limitamos a sostener una linterna eléctrica, que a diferencia de la de aceite del primer episodio no necesita recargas para funcionar. La capacidad de agarrar objetos y transportarlos mientras los sostiene, esencial para resolver acertijos, se mantuvo sin cambios. No faltan palancas y maquinaria extraña para activar, cajones para abrir, etc. En verdad, nunca hay acertijos demasiado complejos de resolver y la mayor dificultad es no ser asesinado por los enemigos (que no te describimos para no desvelar algunos detalles relevantes de la trama). Hablando del impacto gráfico, más allá de las cuestiones temáticas, es fácil ver que el color dominante es el negro. Las pocas fuentes de luz presentes suelen emitir una luz tenue que apenas delinea los lugares donde te encuentras. Incluso al caminar al aire libre, la atmósfera permanece sombría y opresiva. Atención, porque no es solo un capricho estilístico. La presencia de oscuridad absoluta te obliga a sacar la linterna para iluminar y examinar los escenarios, lástima que la luz atraiga a las criaturas que infestan las zonas como el dinero atrae a los políticos. Entonces, imagínate a ti mismo agachado en las sombras y escondido detrás de una caja.



Los textos escritos son el primer vector de información para comprender la trama

Hay una inmensa oscuridad delante de ti en la que no puedes ver nada. Tus instintos querrían que saques tu linterna para iluminar el camino, pero el creciente sonido de pasos no humanos alrededor de tu escondite te aterroriza: ¿y si al hacerlo atraigo mi muerte? Aquí, quizás Amnesia: A Machine for Pigs se cuenta mejor a través de tales situaciones, que en la mera enumeración de sus características. Incluso el lado tecnológico, por tanto, más que lucir un poder que no tiene (no es mucho mejor que el de The Dark Descent), elige el camino de la funcionalidad y efectividad narrativa, es decir, se inclina a las necesidades. de la historia. Como también ocurre con la banda sonora, compuesta sobre todo de ruidos y sonidos muy pronunciados, como los de las máquinas en funcionamiento, que en ocasiones se utilizan para tapar los sonidos de los enemigos y crear una tensión aún más marcada. La música, presente en algunas situaciones, siempre se usa para enfatizar momentos particulares y nunca cubre la acción. Sobre todo, nunca llega a ser preponderante, signo de una cierta habilidad compositiva que tiene en cuenta todos los elementos que componen un videojuego y no solo los propios.

Requisitos del sistema para PC

Configuración de prueba

  • El equipo editorial utiliza la computadora personal ASUS CG8250
  • Procesador Intel Core i7-3770K @ 3.50GHz
  • 16 GB de RAM
  • Tarjeta de video NVIDIA GeForce GTX680

Requisitos mínimos

  • Sistema operativo: Windows Vista / 7/8
  • Procesador: CPU Intel Core i3 / AMD A6 de gama alta o equivalente.
  • RAM: 1 GB
  • Tarjeta de video: Tarjeta gráfica de rango medio NVIDIA GeForce 200 / AMD Radeon HD 5000. Tarjeta gráfica integrada Intel HD utilizable pero no compatible, los problemas a menudo se resuelven mediante actualizaciones de controladores.
  • Espacio en disco: 5 GB
  • DirectX: 9.0c

Requisitos recomendados

  • Procesador: CPU Intel Core i5 / AMD FX de gama alta o equivalente.
  • RAM: 4 GB
  • Tarjeta de video: Tarjeta gráfica de gama alta NVIDIA GeForce 400 / AMD Radeon HD 6000. Tarjeta gráfica integrada Intel HD utilizable pero no compatible, problemas que a menudo se resuelven mediante actualizaciones de controladores.

Comentario

Resources4Gaming.com

9.1

Lectores (80)

7.9

Tu voto

Amnesia: A Machine for Pigs hace lo que promete: crear una tensión increíble. No difiere mucho de su predecesor en términos de mecánica de juego. De hecho, podemos decir que los desarrolladores han prestado muy poca atención a cambiarlos y han preferido simplemente retocarlos, distribuyendo algunos elementos de manera diferente. Eso no cambia el hecho de que estás pegado a la aventura de principio a fin, experimentando una mezcla de sensaciones increíbles. La tensión es muy alta desde el principio y sigue siendo alta incluso en la final. Los acertijos, todos de naturaleza mecánica, están bien vinculados al contexto narrativo. Tal vez sean un poco más simples que los de The Dark Descent, pero no los notas tan ocupados como estás mirando hacia las sombras. Seguramente nos encontramos ante una obra de alto nivel que hay que jugar absolutamente si amas el terror, a pesar de que en los últimos años la competencia se ha vuelto más despiadada. Además, el precio de compra es realmente asequible (estamos hablando de tan solo 15,99 €). Bueno, ¿qué sigues haciendo aquí? ¿No entendiste que no hay excusa para no comprarlo?

PROS

  • Atmósfera excepcional
  • El escenario está construido con gran sabiduría
  • Gran uso de sonidos
CONTRAS
  • La mecánica del juego es de hecho la misma que en el episodio anterior.
  • Cierto colapso de la velocidad de fotogramas en algunas situaciones
Añade un comentario de Una maquina de cerdo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.