resources4gaming.com

Stranger Things 3, revisión de la tercera temporada

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants
REFERENCIAS EXTERNAS:

FUENTES CONSULTADAS:

Valoración del artículo:

Advertencia de contenido

Esperamos dos años, pero realmente valió la pena: tras el anuncio en diciembre de 2017, llegarán los nuevos episodios de Stranger Things, ocho en total. Netflix el próximo 4 de julio, justo a tiempo para el Día de la Independencia. Esta nueva temporada el tema de Stranger Things 3 revisión, al menos de los primeros cinco episodios que hemos podido ver, es, sin duda, el mejor: en el tercera temporada Hawkins regresa y nunca se vio tan bien. Y, sorprendentemente, cómico. Estamos en 1985, en verano, el verano del amor: durante seis meses, para disgusto de Hopper (David Harbour), Once (Millie Bobby Brown) y Mike (Finn Wolfhard) son inseparables. Hacen todo juntos, respiran juntos, no pueden quitarse las manos y la boca. Como Max (Sadie Sink) y Lucas (Caleb McLaughlin), aunque con algunas peleas más. Will (Noah Schnapp), por otro lado, todavía parece estar emparejado con sus propios demonios y en realidad no tiene toda esta pasión por las chicas: prefiere organizar campañas de D&D que ninguno de sus amigos, debido a las hormonas locas, parece querer participar. Para no sentirse excluido, Dustin (Gaten Matarazzo) habla de una niña esquiva, Suzie, cuya existencia, sin embargo, todos dudan, también porque nuestro futuro ingeniero favorito ama la compañía de Steve (Joe Keery), quien, después de terminar la escuela secundaria, se encontró un trabajo de temporada en una heladería. , donde junta conos y copas al lado de Robin (Maya Hawke), inteligente, dura e inteligente. Y muy, muy bonita. Verano trabajando también para Nancy (Natalia Dyer) y Jonathan (Charlie Heaton), quienes consiguieron una pasantía en el periódico de la ciudad. Sin embargo, el que más sufre por el amor es Hopper, que los prueba todos con Joyce (Winona Ryder), demasiado distraída por problemas de imanes para darse cuenta. Todos parecen felices, todos parecen haber dejado atrás a los terribles monstruos de Al revés, que Once devolvió a su tamaño. ¿O tal vez no?





Partiendo de lo básico: escribir y dirigir

Los hermanos Matt y Ross Duffer, ahora portavoz de la nostalgia de los 80 en la tele, hicieron lo único sensato: tras el enorme e inesperado éxito de la primera temporada se dejaron llevar, empacando un segundo ciclo a toda prisa, un poco aguada, poco cuidada pues en la escritura y también en la factura, rompiendo un poco el hechizo creado con la primera. Al darse cuenta del error, se tomaron su tiempo, comenzando desde lo básico: escribir y dirigir. Al poner los elementos más fuertes de Stranger Things en el centro de todo, esa es la atmósfera nostálgica de un período y una cultura muy específica, ese nerd, y los personajes, han creado una historia que exalta a ambos al más alto nivel. Los amantes de las citas volverán a encontrar muchas (desde los carteles de Regreso al futuro y La cosa que cuelgan de las paredes, hasta las aventuras de Indiana Jones hasta la verdaderamente brillante de Terminator), pero esta vez también son totalmente funcionales para el historia, de hecho, esencial.


Diálogos brillantes (que recuerdan mucho a los de Joss Whedon en el culto de los 90, pero es un detalle, Buffy the Vampire Slayer), una sincronización cómica perfecta, detalles que solo parecen haber sido puestos allí por casualidad y luego regresan más tarde, encadenándose entre sí. a la perfección: ¡por fin! Al mismo ritmo la dirección, que se vuelve más precisa, de hecho, experimenta, juega con tomas y lentes, crea marcos que parecen casi cómics, y fotografía, con colores brillantes (la penumbra de la segunda temporada es afortunadamente un recuerdo), por no hablar de la escenografía, estudiada al milímetro.


Los temas también son más maduros: si antes Stranger Things era un producto puro de entretenimiento, que jugaba conscientemente con el efecto de la nostalgia, aquí se levanta el tiro, porque desde la infancia nos lanzamos de cabeza a la adolescencia: por tanto hay espacio para el hombre-mujer complicado. relaciones, por la dificultad de imponerse en el mundo laboral cuando se es joven y en particular femenino (el diálogo entre Nancy y su madre es uno de los momentos más emotivos de toda la serie), por la dificultad de crecer, sobre todo cuando otros parecen estar a años luz de usted y por el difícil camino del autodescubrimiento. Mirar hacia adentro y encontrarte diferente de lo que pensabas puede ser más aterrador que enfrentarte cara a cara Demogorgón.


Los amigos no mienten

Si el aspecto técnico es finalmente del más alto nivel (incluso el efectos especiales han dado un salto adelante), pero los personajes son el corazón de esta serie, que realmente se siente como un reencuentro entre amigos cada vez que nos encontramos viéndola. Los chicos han crecido, todo bien: buenos, guapos, llenos de carisma. Verlos luchar con sus primeros problemas amorosos casi nos hizo sentir como hermanos mayores. Ya no podemos prescindir de ellos y no podemos dejar de amarlos. Pero quien nos ha robado el corazon es el detective Hopper: la única figura paterna, llena de contradicciones, dudas e inseguridades, es a quien nos gustaría abrazar continuamente ya veces abrazarnos, con sus brazos fuertes y tranquilizadores. Pero tenga cuidado de no hacerlo enojar: y en estos episodios sucede muy a menudo.


Si Dustin, Steve y los demás ahora son como hermanos y amigos, es amor a primera vista también para dos nuevos personajes, a saber, Robin (interpretado por la hija de Uma Thurman y Ethan Hawke, de quienes tomó los dos mejores lados, por un milagro genético) y sobre todo Erica (Priah Ferguson): no anticipamos nada de esta nueva entrada, para no estropear la sorpresa, pero podemos decir que tanto carisma y simpatía en una sola chica se veían pocas veces. Ya queremos su lema "helado gratis de por vida" impreso en la camiseta.

Cosas más extrañas: hacia el infinito y más allá

Esperando que el final de Stranger Things 3 no estropee lo excelente visto en los primeros cinco episodios, si Stranger Things se ha convertido (en solo dos años) en esta joya de comedia de terror, esperamos que continúe por un tiempo más, para explorar aún más este fascinante mundo hecho de nuestros recuerdos, canciones, juegos y cómics que amamos (y aún amamos), pero sobre todo de la amistad entre ellos. personajes que, Ahora, con pocas miradas, cuéntanos cosas que quizás hayamos olvidado, pero que, una vez vistas en la pantalla chica, inmediatamente vuelven a la superficie con tal poder y fuerza que nos hacen sentir bien.

Comentario

Resources4Gaming.com

8.5

Esperamos dos años a Stranger Things 3 y como vimos en la reseña valió la pena: los hermanos Duffer aprendieron de sus errores, se arremangaron y empezaron desde lo básico: guión y dirección. Escrita como una comedia de terror, Stranger Things 3 cuenta con los brillantes diálogos de Buffy la vampiro amazona combinados con un efecto de nostalgia irresistible, que en esta ocasión se convierte en la verdadera protagonista de la historia, con situaciones brillantes. Fortalecidos por un nutrido grupo de personajes que amamos de inmediato, como si fueran hermanos o viejos amigos (en estas partes amamos a Dustin y Hopper sobre todo), estos nuevos episodios también pueden contar con al menos dos caras nuevas que de inmediato se convertirán en el favoritos del público. Con un suspiro de alivio, seguido de uno de alegría, podemos decir con certeza: la tercera temporada de Stranger Things es la mejor.

PROS

  • La pausa de dos años cumplida: la escritura y la dirección mejoraron exponencialmente
  • El tono cómico que se le da a estos episodios es irresistible y funciona a la perfección
  • Encontrar personajes que se sientan como en casa de inmediato es agradable, pero incluso los nuevos te enamorarán
CONTRAS
  • Lo que vimos en los primeros cinco episodios es excelente: esperamos que el final esté a la altura
Añade un comentario de Stranger Things 3, revisión de la tercera temporada
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.