close
    search Buscar

    Pikachu al rescate

    Quien soy
    Alejandra Rangel
    @alejandrarangel

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    La puesta de sol de la polémica consola de Nintendo no es la más feliz para los pokéfans de todo el mundo: la marca ciertamente no estaba entre las más fuertes en la playroom de Wii, atendiendo solo de formas muy simplistas, lejos de las propuestas portátiles para Nintendo DS y, encima todo, de la siempre excelente serie madre. PokéPark 2: El mundo de los deseos es la secuela directa de PokéPark: The Pikachu Adventure, de la que hablamos en términos poco entusiastas hace casi dos años;



    incluso entonces fue una aventura ligera dirigida sobre todo a los más pequeños, a pesar de algunos problemas que se podían resolver fácilmente. Por lo tanto, acompañamos a Pikachu en una nueva incursión, con la esperanza de que los últimos meses hayan permitido a los chicos de Creatures Inc. hacer los cambios correctos en una fórmula que no carece del todo de méritos ...

    Los sueños son deseos

    A pesar del objetivo ciertamente más infantil, PokéPark 2: El mundo de los deseos Propone una historia un poco más madura de lo habitual, al menos en la exposición. Todo comienza cuando Pikachu y su mejor amigo Piplup van a un parque mágico donde parece que todos los deseos se hacen realidad: obviamente no todo es lo que parece y pronto descubrirás que una misteriosa fuerza del mal está tratando de capturar al pokémon. En resumen, reclutado nada menos que del legendario monstruo Reshiram, Pikachu tendrá que arremangarse y encontrar la manera de protegerse de la amenaza y salvar al pokémon antes de que salga el crossover con Nobunaga's Ambition. Para esta titánica empresa, el ratón eléctrico podrá contar con la ayuda de los tres monstruos iniciales de la versión Pokémon Black & White, que podrán ser controlados en cualquier momento, explotando sus peculiares habilidades para superar obstáculos que de otro modo serían infranqueables.



    Oshawott, por ejemplo, puede nadar, y Tepig puede destruir algunas barreras, mientras que Snivy puede saltar más alto que las otras, llegando a lugares inaccesibles. Por lo tanto, elegir el Pokémon adecuado te permite explorar a lo largo y ancho del enorme parque de atracciones, pero para acceder a algunas áreas será necesario primero hacerte amigo de algunos monstruos, exactamente como en la precuela: en este caso, puedes interactuar con más de un centenar de criaturas de una PokéDex que ahora ha alcanzado la loca cifra de seiscientos y más monstruos y aunque no todos estén presentes en el parque, la variedad ciertamente no falta. El entorno en sí está estructurado de una manera bastante inteligente, que consta de numerosas y coloridas áreas temáticas que dan la idea de un gran parque infantil. Aunque no explota completamente las capacidades de la consola, Creatures Inc. ha logrado desarrollar un producto que es técnicamente más que digno, colorido y rico en detalles. Los modelos pokémon, en particular, destacan por su similitud con las contrapartes animadas, realzado sobre todo por los versos televisivos, decididamente preferibles a los anticuados chillidos de los distintos episodios portátiles.

    La dura realidad

    Nos gustaría decir que la jugabilidad es tan variada como el escenario, pero lamentablemente permanece anclado a la estructura del capítulo anterior, sin picos particulares de inventiva y originalidad. Todo lo que tienes que hacer es pasear por el parque y encontrar un nuevo pokémon con el que hacerte amigo, tal vez pelear (parece lógico) o responder correctamente algunos cuestionarios simples. El minijuego del catcher es de una facilidad desarmadora ya que hasta el jugador más joven podría ganar en poco menos de diez segundos, mientras que sin duda es más divertido luchar contra el pokémon de turno: en estos casos uno de los cuatro protagonistas. debe ser seleccionado, vigilando la relación entre los elementos que los caracterizan, luego juegas controlando directamente a la criatura y atacando en el momento justo después de haber esquivado los movimientos especiales del oponente.



    Las batallas son extremadamente simples pero los fanáticos de la serie apreciarán poder controlar a sus héroes de primera mano, en lugar de dar órdenes como el entrenador habitual. En resumen, los minijuegos son todo menos desafiantes y los más pequeños descubrirán que pueden jugarlos y volver a jugarlos sin el riesgo de que Game Over no esté contento; el problema, más que cualquier otra cosa, radica en la excesiva repetitividad de las situaciones: uno se da cuenta de inmediato de que la aventura continuará al son de desafíos fáciles y demasiado similares entre sí. Después de completar algunos minijuegos, también será posible probarlos en modo multijugador con hasta tres amigos, una falta del PokéPark anterior que Creatures Inc. ha subsanado correctamente. Estamos claramente lejos de las glorias de Mario Party, pero no hay quejas. Desafortunadamente, no funcionó tan bien en lo que respecta a los controles, aún vinculado al simple Wiimote en una posición horizontal. Esta elección, duramente criticada anteriormente, hace que la exploración del mundo tridimensional sea realmente molesta y ciertamente hubiera sido más cómodo poder controlar a Pikachu y asociados con el Nunchuk, en lugar de con la cruz direccional.


    NOS GUSTA

    • El colorido mundo del juego
    • También use Oshawott, Tepig y Snivy
    • El modo multijugador
    NO NOS GUSTA
    • La repetitividad del juego.
    • La excesiva sencillez de algunos desafíos
    • El sistema de control inadecuado
    Añade un comentario de Pikachu al rescate
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.