Not Tonight: Take Back Control Edition, la revisión

Quien soy
Alejandra Rangel
@alejandrarangel

Encontrar una manera de transmitir un mensaje político progresista a una simulación de gorila no es tarea fácil, pero si quieres saber cómo llegar allí, entonces considera esto. Revisión de Not Tonight. No es fácil poner el juego de Panic Barn en un género específico, ya que mezcla elementos de juego de aventuras y rompecabezas dentro de un marco narrativo que tiene como objetivo caracterizar todos los aspectos del mundo del juego, pero la "simulación de gorilas en una Inglaterra posterior al Brexit" es probablemente la definición que se ajusta con mayor precisión. La historia comienza con el rotundo voto anti-euro expresado por el Reino Unido en el verano de 2016 y se basa en un distopía con tonos excesivamente acentuados, pero está claro cómo la idea básica de los desarrolladores es provocar de manera picante, a través de una sátira que involucra al jugador incluso con bruscos virajes dramáticos.




Después del Brexit, en Inglaterra un partido de extrema derecha llamado Albion First subió rápidamente al poder, lo que parece ser una especie de evolución particularmente totalitaria del UKIP y que en poco tiempo reorganizó el país para aislarlo del resto del mundo y crear una rígida división social entre el DOC británico y el "euro", ya que incluso el protagonista anónimo de la historia se define con desprecio, o personas que no tienen orígenes puramente locales. Estos últimos son guetos en barrios especiales y obligados a seguir reglas estrictas para permanecer en el área, demostrando que trabajan regularmente y ganan lo suficiente como para no ser una carga para la sociedad. Es una crítica social que resulta un tanto burda pero tremendamente efectiva para sumergirnos en esa situación cruel y paradójica en la que realmente se puede encontrar mucha gente debido a leyes que no pueden garantizar la acogida y la igualdad de oportunidades a quien viene de. familias de diferentes orígenes, aunque hayan nacido y vivido siempre en ese país, como le ocurre al protagonista de Not Tonight.



Gorila para impuestos

El trasfondo del personaje principal se puede seleccionar entre varias posibilidades que, sin embargo, comparten una característica principal: nacido en el Reino Unido y vivido siempre como británico, el protagonista De repente, se encuentra a sí mismo como un extraño por una pura peculiaridad burocrática establecida por el loco gobierno de extrema derecha que llegó al poder después del Brexit y se vio obligado a luchar para permanecer en lo que efectivamente es su país. El sórdido apartamento del Relocation Block B es el punto de partida de la lucha diaria en la que se ha convertido la vida en el Reino Unido, para quienes son considerados ajenos a la pureza británica: es una carrera de obstáculos, con la necesidad de alcanzar hitos semanalmente. y mensual. Como "Persona del Patrimonio Europeo # 112", estamos llamados a mantener un cierto puntuación social siguiendo las estrictas reglas y ganando lo suficiente para caer dentro de los límites impuestos, pero sin poder acceder a trabajos de prestigio, bajo pena de deportación. La ocupación que nos asigna el agente de colocación de euros es bravucón y tenemos que vivir con este destino impuesto, día tras día.



En el corazón de la acción, la mecánica del juego está muy evidentemente sacada de Papers, Please: nos encontramos teniendo que gestionar las colas en la entrada de varios clubes, comprobando los documentos de identidad y cuidando de respetar los requisitos (edad mínima, vigencia del documento, ya sea para formar parte de una lista de invitados o no). El trabajo tiene una duración limitada en el tiempo y debemos llegar a un número mínimo de personas seleccionadas, por lo que nos encontramos teniendo unos segundos para revisa cada documento y aquí es donde surge el desafío. La cantidad de datos a vigilar aumenta progresivamente, al igual que las solicitudes específicas para llevar a cabo los objetivos, con la necesidad de gestionar múltiples colas al mismo tiempo y asegurarse de que las personas no esperen demasiado su turno, lo que puede traerlos. para irse. En una mecánica de este tipo y con el tiempo que aprieta de forma opresiva, pueden surgir más problemas: la naturaleza (presuntamente) aleatoria de los personajes en cola con sus cédulas de identidad puede imponer ralentizaciones forzadas en el caso de que se produzcan demasiados casos en secuencias críticas y una cierta interfaz engorrosa no facilita la gestión rápida de los problemas cuando ocurren de manera cercana, esto a veces sugiere que el nivel de dificultad se eleva artificialmente.


Su Nintendo SwitchAdemás, todo esto se complica aún más si juegas en modo portátil, porque los elementos en la pantalla se vuelven extremadamente pequeños y la mirada más difícil. A medida que se avanza de un trabajo a otro se van desbloqueando nuevos entornos y ocupaciones cada vez más exigentes y más responsables, con la posibilidad de adquirir herramientas adicionales que faciliten la gestión de la cantidad de datos a controlar.


Simulación distópica

Fuera de las fases de trabajo, Not Tonight adquiere la apariencia de una especie de simulación de vida en la ronda, aunque permanece insinuado y en gran parte confinado al apartamento del protagonista, dado su estado especial de vigilancia. El paso del tiempo está marcado por citas de negocios pero también encuentros con distintas personas que contribuyen a construir un mundo bastante complejo, con historias paralelas que perfilan personalidades interesantes y enriquecen la narrativa. Nunca profundizamos demasiado en temas sociales y políticos, pero las atmósferas y los diálogos construyen un escenario convincente, siempre a medio camino entre la intensa ironía y la angustia opresiva del régimen totalitario. En el fondo siempre está la necesidad de mantener un buen nivel en la "puntuación social", por lo que también se hace necesario cuidar el personaje en cuanto a apariencia y salud, a través de compras, un estilo de vida que no sea demasiado destructivo y ser cuidado de no exagerar con el "trabajo extra" (es posible redondear realizando acciones que no son estrictamente legales).


En todo esto también hay lugar para la sátira sobre diferentes aspectos de la sociedad moderna: más allá de la cuestión política, captamos las feroces críticas a la economía del concierto, o al sistema económico basado en la precariedad y la necesidad de trabajar a destajo para el concursante del día sin encontrar nunca satisfacción más allá de Reembolso de gastos. La principal herramienta con la que organizar la vida es una especie de smartphone que es una herramienta indispensable de comunicación y conocimiento, desde la que podemos recibir noticias sobre el mundo, mensajes de otros personajes y conseguir trabajos a través de una aplicación llamada BouncR. Si queremos, podemos invertir el dinero gastado en compras en ShopR, donde podemos dar rienda suelta a los instintos consumistas, que pueden ayudar a elevar nuestro estatus social con alguna ropa u objetos nuevos para el hogar. Es precisamente en todos estos aspectos colaterales en los que Not Tonight está mejor capacitado para delinear su mundo y enviar su mensaje político con mayor claridad, más allá de la fase de trabajo real, que es demasiado mecánica y liviana.



Notableestética del juego, a pesar de recurrir al ahora estándar pixel art en este género de producciones. Quizás no sea la máxima originalidad, pero la calidad del dibujo, las elecciones cromáticas, los escenarios y el acompañamiento de audio se combinan para pintar un mundo particularmente vivo y convincente, alternando tonos melancólicos con otros más brillantes o la miseria de los escenarios más pobres. .

Comentario

Versión probada Nintendo Switch Entrega digital Steam, Nintendo eShop Precio 22,99 € Resources4Gaming.com

7.5

Lectores (2)

6.3

Tu voto

También gracias a estar basado en una estructura ya apreciada, Not Tonight es fácilmente divertido en el corazón del juego, donde todo se centra exclusivamente en la mecánica de las acciones a realizar y los elementos a controlar en el menor tiempo posible. Es inevitablemente repetitivo, pero esto también se debe a su deseo de escenificar los aspectos en deterioro de la economía y la burocracia de los gig. La comparación con Papers, Please es obligatoria y en este juego hay un tipo diferente de crítica y una advertencia, quizás menos incisiva, que lo convierten en un título generalmente más ligero y ameno para un público más amplio. La deshumanización impuesta por la burocracia del sistema totalitario la sufre el protagonista del juego de manera muy marcada pero no se refleja con ello en las personas que deben ser seleccionadas. Por lo tanto, falta el elemento de mayor impacto: mientras que el juego de Lucas Pope afecta la moral de los jugadores empujándolos a elecciones que pueden hacerlos sentir incómodos, Not Tonight expresa sus elementos de crítica social a través de la narrativa y los elementos circundantes. Sin embargo, es un mensaje que tiene efecto, también porque nos afecta a todos muy de cerca.

PROS

  • Mecánica de juego funcional y atractiva.
  • Entorno muy interesante, explicado en las fases del esquema
  • Estéticamente válido, aunque no muy original
  • El mensaje político nos hace reflexionar, dada su relevancia
CONTRAS
  • Algunas inconsistencias en el equilibrio de dificultad.
  • Interfaz poco comprensible (especialmente en portabilidad en Nintendo Switch)
  • Inevitablemente repetitivo
Añade un comentario de Not Tonight: Take Back Control Edition, la revisión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.