MechAssault: Phantom War - Revisión

Quien soy
Aina Martin
@ainamartin

La guerra entre los dedos

Mechassault: Phantom War es simplemente el juego que se ve en Xbox, miniaturizado para Nintendo DS. Por lo tanto, nos encontraremos conduciendo lo último en tecnología de guerra futurista: el BattleMech, un exoesqueleto de guerra gigantesco, fuertemente armado y extremadamente versátil. Es el año 3134, y después de 60 años de paz y prosperidad, la República de Spere atraviesa un período oscuro, atacada por una amenaza no identificada. En particular, un virus ha manipulado todos los generadores de hiperpulso, torres de transmisión esenciales, para mantener las comunicaciones activas entre todos los planetas del sistema. Con estas herramientas fundamentales fuera de servicio, la República es incapaz de saber exactamente lo que está sucediendo en los distintos planetas y está prácticamente ciega a los constantes ataques de los enemigos.
La única esperanza es enviar a alguien que pueda actuar personalmente sobre los generadores de hiperpulso y convertirlos en herramientas de guerra.



Cómo volar un robot de bolsillo

Básicamente, el juego es un juego de acción en tercera persona, en el que podremos conducir un total de unos 20 mechs diferentes, con diferentes características, dentro de 24 niveles, en lo que respecta a la campaña para un jugador. La pantalla superior de la consola enmarca la acción del juego: el mech (o personaje) visto desde atrás, dentro de las distintas configuraciones, todo realizado en 3D. En cambio, la pantalla inferior está dedicada a la interfaz y al radar. Existen diferentes configuraciones en cuanto a los controles: por defecto el juego te permite guiar al mech usando la cruz direccional, mientras que la puntería se mueve a través de las cuatro teclas. Sin embargo, es muy recomendable utilizar la configuración que incluye el uso de la pantalla táctil para mover el visor: en este caso, nos encontraremos usando los controles de forma similar a lo visto en Metroid Prime Hunters, con el direccional Cruz todavía dedicada al movimiento del vehículo y la pantalla táctil se puede utilizar como controlador analógico. El resto de la pantalla inferior está dedicada a varias teclas: una que te permite subir y bajar del mech, otra para cambiar tu arma, otra para ver información sobre los distintos mechs y otra para acceder a consejos sobre cómo lidiar con los nivel, además de algunos específicos para las habilidades particulares de los distintos tipos de vehículos. La interfaz representa un punto bastante débil en la realización del juego: descartar la configuración por defecto, que es muy poco práctica, incluso la que utiliza la pantalla táctil, aunque más intuitiva, no está exenta de problemas.



Cómo volar un robot de bolsillo


En lugar de tener una relación directa con el movimiento del lápiz, como ocurre por ejemplo en Metroid Prime, la cámara se mueve como si estuviera controlada por una especie de analógico táctil, similar al tipo de control de pantalla táctil que se usa en Super Mario 64 DS. Esto, combinado con una cierta latencia que aflige a los controles, provoca un movimiento de vaivén de la cámara que necesita una corrección continua y en general nunca permite un control rápido y preciso del visor. Por supuesto, al tener que ver con los mechs de combate pesados, esto también puede tener una explicación lógica, pero a los efectos del juego sigue siendo una deficiencia. Otra opción poco aceptable es la disposición y elección de teclas fijas en la pantalla táctil: dos de ellas (la que recuerda los consejos del juego y la que muestra las características de los mechs), que ocupan gran parte de la pantalla. , son absolutamente inútiles, o al menos no tan importantes como para justificar su posicionamiento tan destacado y al alcance. Por el contrario, una acción fundamental como el cambio de arma se encomienda a un solo botón, a presionar varias veces para seleccionar el objeto correcto: hubiera sido decididamente preferible tener un botón para cada arma, eliminando los dos descritos anteriormente, o en cualquier caso organizando la interfaz de una forma más práctica.


Enfrentamientos furiosos

Las peleas son la columna vertebral del juego, que la mayoría de las veces adquiere la apariencia de un juego de disparos en toda regla, pero las diversas misiones también incluyen acciones de diversión que rompen bien el ritmo, proporcionando variaciones interesantes a la jugabilidad. Las misiones tienen varios objetivos, que muchas veces se centran en llegar a un punto determinado del mapa, en la recuperación de determinados vehículos o en la protección de determinadas zonas. A menudo, será necesario bajarse del mech y mover al piloto a pie para llegar a nuevos vehículos para conducir o para conectarse a terminales en las que implementar acciones de piratas informáticos reales. En estos casos, tendremos que acometer minijuegos reales, que en su mayoría consisten en la reconstrucción de una determinada secuencia de símbolos, que se pueden implementar seleccionándolos de una cascada rápida estilo Matrix, y arrastrándolos a los puntos indicados en la pantalla superior. Las peleas, como es lógico esperar de un juego basado en mechs, no son precisamente frenéticas y muy rápidas, sino que se basan en el uso correcto de las armas y en la sincronización de los ataques (evitando un sobrecalentamiento dañino), dando un cierto tono estratégico con el simple "apuntar y disparar" de un tirador canónico. Cada mech está, en principio, equipado con tres tipos diferentes de armas: un "rayo" (láser o algo así), un proyectil (ametralladoras de varios tipos) y un pesado (mortero, misiles autoguiados), y Será necesario elegir con cuidado y rapidez entre uno y otro para acabar con los distintos tipos de enemigos. Además de estos, los aproximadamente 20 mechs presentes difieren en apariencia y características básicas: algunos son más rápidos y menos resistentes, otros son vehículos blindados de asalto, aún otros son livianos y tienen poderosos cohetes que le permiten permanecer en vuelo por más tiempo, o agarrarse a las paredes con el uso de un gancho (todos los mechs, en general, pueden dar saltos considerables con solo presionar la tecla L, que activa las bengalas traseras).



Enfrentamientos furiosos


En el momento de su primera aparición en Xbox, Mechassault era uno de esos juegos que llevaba el sello "Live Enabled" como bandera y, de hecho, era un título basado en gran medida en juegos multijugador, finalmente posible incluso en línea. Siendo prácticamente la misma estructura, este Mechassault: Phantom War es también un juego que expresa plenamente su potencial en tiroteos multijugador, y por ello es con cierta decepción que notamos cómo Backbone / Majesco no solo no han entrado en un modo online a través de Nintendo Wi- Conexión Fi, pero también cómo no hay ni siquiera un modo para compartir juegos multijugador. El único modo posible para múltiples jugadores es el de LAN con múltiples cartuchos, que en el panorama actual de la oferta de videojuegos en Nintendo DS parece algo atrasada y castrante, dadas las posibilidades que habría supuesto un juego de este tipo con la posibilidad de conectarse a otros jugadores en línea. Y en el modo multijugador, el juego gana mucho en términos de diversión, también porque la campaña para un solo jugador, aunque hermosa e interesante desde el punto de vista narrativo, no dura tanto: un jugador promedio puede completar las 24 misiones que componen la historia. en aproximadamente 5 horas.

Mate de metal

Los gráficos del juego están completamente en 3D, con el mech enmarcado desde atrás y el mundo del juego modelado con un buen número de polígonos al frente. Una elección valiente y realizada con dignidad, aunque no es precisamente uno de los máximos puntos alcanzados por la Nintendo DS, en cuanto a calidad gráfica. Cañones y llanuras casi monocromáticas están salpicadas de simples estructuras poligonales y árboles en mapas de bits, bajo un cielo con colores decididamente alienígenas, forman los vastos campos de batalla en los que nos encontraremos moviendo el mech durante las distintas misiones: representación funcional, pero no en realidad un festín para los ojos. Los Mechs tienen aspectos fluctuantes: algunos están bien hechos y dan una buena idea de los poderosos medios de combate que deberían ser, otros son más esquemáticos y menos agradables de ver. En general, los modelos poligonales son convincentes, aunque adolecen en general de animaciones no excelentes. El sector del audio, por otro lado, está excelentemente hecho: la historia está contada por una gran cantidad de diálogos y un discurso digitalizado de fina mano de obra, la música rock acompaña bien la acción y los efectos transmiten la idea de explosiones disruptivas y futuristas. armas en acción. También hay varias películas en video full motion que, aunque siempre son agradables en la Nintendo DS y son funcionales a la narración, son un poco toscas en cuanto a los modelos renderizados.


Comentario

Los mechs siempre ejercen cierta fascinación en los usuarios de videojuegos, hay poco que hacer. Mechassault: Phantom War tiene de su lado el hecho de que es uno de los pocos juegos que permite conducir vehículos tan poderosos en la Nintendo DS, aunque no es un título en sí mismo sublime. La jugabilidad al estilo de un simulador táctico de disparos / mech funciona bien en las primeras horas del juego, pero desafortunadamente no contiene incentivos como para hacer que el título sea duradero y atractivo para todos, más allá de los fanáticos del género y la serie en cuestión. . La campaña para un jugador, aunque interesante como historia, es decididamente corta, y la ausencia de cualquier modo multijugador, si no en LAN con múltiples cartuchos, es en efecto una gran limitación, considerando que ahora la conexión Wi-Fi es cada vez más compatible con juegos de terceros. Sin embargo, la jugabilidad es el punto fuerte de este Mechassault, un título que de otra manera está manchado por controles imperfectos y por una realización técnica algo más que mediocre.

Pro:

  • Juego divertido como el de la versión de Xbox
  • Buena variedad de vehículos para conducir y situaciones.
  • En multijugador, cuando sea posible, gana puntos
Versus:
  • Implementación técnica no completamente satisfactoria
  • El modo multijugador solo es posible en LAN con varios cartuchos
  • Controla un poco engorroso
  • Campaña corta para un jugador

Llega a Nintendo DS una franquicia de Microsoft, hasta ahora ligada al mundo de PC y Xbox: esto ya podría ser suficiente para hacer aparecer en la cabeza un gran signo de interrogación al estilo de guard-of-Metal-Gear-Solid (completo con "¿¡eh!?"). Ver entonces que esta franquicia se basa en mechs grandes y potentes, que hace de la acción espectacular su punto de apoyo, parece aún más extraño, pensando en su conversión para la pequeña computadora portátil de Nintendo, y concluir que Majesco se encarga de la conversión, completa el misterio detrás de este título. Sin embargo, en una inspección más cercana, esta no es la primera marca de Microsoft que pasa por alto las partes de Nintendo DS, que ya incluye la buena conversión de Age of Empires dentro de la categoría. Precisamente, para mitigar las dudas sobre este juego llega el nombre del equipo de desarrollo que se hizo cargo de Mechassault, también autor del mismo Age of Empires: Backbone Entertainment, al que Majesco ha confiado el peso de esta adaptación.

Añade un comentario de MechAssault: Phantom War - Revisión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.