Mario Kart: Super Circuito

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants

Comencemos las pruebas

Procedamos ahora con un análisis en profundidad (el tiempo y la capacidad del abajo firmante lo permiten) de esta 'nueva' producción de Nintendo.
Evidentemente, incluso en este episodio de Mario Kart, como en los anteriores, ocho de las mascotas de Nintendo más conocidas y queridas están lidiando con el 'despiadado' mundo de los motores. A bordo de varios karts falsos, estos centauros dominicales compiten en la última puerta (aunque los karts no tienen contadores) para ganar las cinco codiciadas copas de todo el torneo. Evidentemente, la empresa no es fácil y para sobresalir a menudo tendremos que realizar un esfuerzo elevado, casi injustificable.



El chasis es sólido

Primero veamos el modo Mario GP. Aquí primero tendremos que elegir una clase entre las tres disponibles (50cc, 100cc y 150cc), luego un conductor (cada uno tiene características diferentes en cuanto a velocidad, aceleración, manejo y resistencia al impacto) y finalmente una copa en la que participar. En la carrera nos enfrentaremos a oponentes feroces y circuitos de diversa índole exigentes y, a menudo, traicioneros. Para conseguir un buen resultado en una carrera no podremos confiar solo en nuestras habilidades de conducción y bondad del vehículo, sino que tendremos que aprovechar todo lo que nos ofrece la pista: cremallera para acelerar, monedas para recoger ese aumento. velocidad máxima, atajos estratégicos, pero sobre todo las numerosas actualizaciones (o power-ups) ampliamente disponibles en el circuito. Estos son de varios tipos: nos permiten golpear a los oponentes, volvernos invulnerables, aumentar la velocidad, defendernos de los ataques de los demás y, en general, constituyen ese algo extra que determina la victoria. Especialmente en las últimas carreras, en la clase superior, sin estas mejoras sería imposible ganar. Y aquí es donde entra en juego el factor de dificultad. Mario Kart, según la tradición de Nintendo, es uno de esos productos fáciles de jugar, pero difíciles de dominar. De hecho, si elegimos la clase de 50cc y un piloto de capacidad media como Mario o Luigi será muy agradable y divertido (incluso demasiado fácil) correr y ganar. El discurso cambia en la clase de 100cc y sobre todo 150cc, donde el control del vehículo se vuelve más exigente y se practica una sana competencia (incluso me atrevería a decir sucio y excesivo en varias ocasiones). Efectivamente, en la clase de 150cc nuestros oponentes parecen invulnerables y todos muy rápidos, incluso esos medios calcetines que en el papel se consideran muy lentos, tanto es así que puedes llegar a altos picos de frustración (desde el diabólico lanzamiento de la consola, por así decirlo). ); pero esta es principalmente una situación que ocurre en las primeras horas del juego, luego con la práctica deberíamos poder redimirnos, deberíamos. No cabe duda, sin embargo, que mucha paciencia, mucho tiempo y una abundante dosis de suerte serán fundamentales para terminar el juego. Cada Copa consta de cuatro carreras y para ganar el oro será necesario sumar tantos puntos como sea posible (no necesariamente ganando todas las carreras), tratando de terminar entre los cuatro primeros. En el modo Mario GP también es posible jugar en dos, sujeto a la disponibilidad de un cartucho cada uno.
Otros modos de juego para un jugador son el Quick Run (una carrera y listo, útil para practicar) y el Contrarreloj, que nos permite tanto establecer nuevos registros como verlos.
En cuanto al modo multijugador, se pueden desafiar hasta cuatro jugadores eligiendo entre Single y Multi - Pak. La versión Single-Pak ofrece solo cuatro pistas y tantos colores de Yoshi como un solo piloto. Además, el sector gráfico está muy penalizado por esta configuración y la transferencia de datos, entre las consolas, es larga. El modo Single-Pak, por lo tanto, demuestra ser una solución astuta para difundir la emoción del juego y atraer compradores potenciales (Nintendo es codicioso de dinero, pero al menos, a diferencia de otros, sabe cómo hacer bien su trabajo). En cambio, al tener cada uno de los cartuchos de un juego en su consola, la competencia se vuelve más amplia, más variada, divertida y por ende duradera, pudiendo elegir entre todas las pistas para carreras clásicas (donde el ganador es el que termina primero, por lo que para hablar) y batallas en arenas especiales. Este último modo ahora es igual de clásico y consiste en golpear a los oponentes, con el fin de privarlos gradualmente de los tres globos disponibles. Obviamente quien sobrevive gana.



La carrocería también está bien

Desde un punto de vista técnico, este Mario Kart cuenta con una realización superfina. Los gráficos son limpios, coloridos y muy detallados. Hay numerosos elementos de contorno en la pista y los efectos como el humo, la suciedad y las llamas están bien pensados. Los fondos se dibujan en dos o (generalmente) tres niveles independientes y proporcionan maravillosos efectos de paralaje como resultado de la magnífica rotación de las pistas. Igualmente agradables son los diversos conductores a bordo de sus karts (bien animados) que primero fueron renderizados a partir de modelos poligonales y luego convertidos en (muchos) sprites; el escalado del mismo es muy efectivo para hacer reconocibles a los pilotos en la distancia incluso si es un presagio de granulosidad (la resolución de video es lo que es ...). El mismo tratamiento gráfico también se reservó para otros elementos, como los espléndidos cubos que contienen los power-ups. Como habrás entendido, la cosmética gráfica de Mario Kart es muy válida y entre las mejores para GBA, además la velocidad del juego es siempre constante, sin incertidumbres. En cuanto al sonido, se pueden hacer algunas notas: por el amor de Dios, todo más que suficiente, pero nada llamativo. Curiosamente, la música es anónima y no recuerda ningún tema clásico de Nintendo, mientras que los efectos de sonido no son exactamente de excelente calidad. Además, el volumen es generalmente bajo y para disfrutar plenamente del acompañamiento sonoro, así como para beneficiarse de los efectos en la mecánica del juego, es preferible disponer de auriculares. Los controles son simples y precisos y ahora estándar para tres generaciones de Mario Kart, el hecho es que se necesitan varias horas para dominarlos por completo y luego usarlos de manera rentable en desafíos multijugador. Especialmente en la clase de 150cc, el esfuerzo necesario para controlar el comportamiento particularmente caprichoso de los karts será realmente alto. La respuesta a nuestras solicitudes es siempre inmediata, detectando un ligero retraso solo para las teclas de retroceso; Desafortunadamente, el tamaño pequeño de la consola hace que el juego prolongado sea agotador para aquellos con manos demasiado grandes (o para un adulto).



Quizás un modelo un poco anticuado ...

Ahora, una comparación con Konami Krazy Racers similares parece imprescindible. Seré breve. Gráficamente MK está unos centímetros por encima del título de Konami, que, sin embargo, cuenta con algunos reflejos excepcionales en el agua, pero tiene su debilidad en imágenes menos estables. En cambio, el sector del sonido de KKR es inmejorable, sin atractivo. En cuanto a la jugabilidad, los dos títulos son muy similares y ambos válidos, quizás KKR tenga algo más, incluyendo algunas buenas noticias para el género. Obviamente, ambos se expresan mejor en el modo multijugador. Por tanto, decreto un empate.
Para la ocasión, también desempolvé los dos episodios anteriores de Mario Kart, llegando a la conclusión de que los tres son muy agradables, con la versión original de SNES penalizada gráficamente, pero siempre satisfactoria.

... pero sigue siendo muy competitivo

La bondad de los controles, el carisma de los conductores, los magníficos gráficos y el rápido ritmo de las carreras hacen de este Mario Kart: Super Circuit un juego divertido, satisfactorio y jugable increíble, siempre y cuando tengas 2/3/4 amigos. .accesorios, de lo contrario, la experiencia individual puede volverse rápidamente aburrida.



... pero sigue siendo muy competitivo

    Pro:
  • Grandes gráficos
  • Jugabilidad probada, válida y sólida
  • Desafiante, divertido y (virtualmente) infinitamente duradero

    Versus:
  • Música anónima y efectos de sonido débiles.
  • Picos de dificultad que a veces son insostenibles

Vamos a empezar

Finalmente Mario Kart para Game Boy Advance también ha llegado aquí en Occidente (tras un pequeño cambio de nombre), al mismo tiempo en Europa y en América, apenas un mes después de su publicación en la patria bajo el inspirado nombre de Mario Kart Advance. Ahora, las existencias (ya grandes) de GBA pueden presumir de otra aplicación asesina segura. Sin embargo, debo decir inmediatamente una cosa, en comparación con las dos instalaciones anteriores para SNES y N64, esta nueva versión no trae ninguna innovación fundamental; la única novedad es la posibilidad de intercambiar discos y coches fantasma. Entonces, ¿cómo es que hablamos de aplicaciones asesinas? Las razones pronto se dicen: la presencia de Mario (y otras mascotas de Nintendo), una mecánica de juego sólida y divertida, finalmente una realización técnica superfina (como es habitual en la casa). Nintendo trabaja básicamente siguiendo dos vertientes y / o líneas ideológicas: tradición e innovación. Donde se toman nuevos caminos y se desarrollan nuevas ideas, el entorno está impregnado por la conciencia y la necesidad de garantizar productos cualitativamente válidos; donde, en cambio, se abre un camino antiguo y seguro, se asoma la innovación, aportando nuevas soluciones técnicas e ideas originales para producciones de indudable valor y atractivo para el público. 1

Añade un comentario de Mario Kart: Super Circuito
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.