Dinosaurios y ratas en Total War: Warhammer II revisión

Quien soy
Aina Martin
@ainamartin

Durante años, la licencia de Warhammer ha sido maltratada, ofreciendo a los jugadores títulos mediocres y fáciles de olvidar, con raras excepciones. Últimamente, sin embargo, ha habido un cambio de tendencia, con algunas producciones capaces de elevarse a verdaderas perlas del género de pertenecer a Total War: Warhammer para ser sin duda el abanderado. El primer capítulo de la trilogía, lanzado el año pasado, marcó un paso importante para Creative Assembly que, por primera vez, tuvo que administrar no solo ejércitos humanoides enteros sino también monstruos con las características más extrañas, hechizos y un juego de pura fantasía. mundo al que los fans están muy apegados. Por tanto, es increíble cómo, a pesar de todas estas dificultades, la experiencia ganada con los distintos Total War históricos fue todavía suficiente para empaquetar un producto completo y particularmente satisfactorio, el primero de una serie de paquetes que nos acompañarán al menos hasta 2019. Hoy es el momento de entrar en más detalles de Total War: Warhammer II, un seguimiento directo del capítulo visto el año pasado que expande el viejo mundo trayendo consigo cuatro nuevas razas y nuevos continentes, así como mecánicas renovadas y algunos pequeños ajustes a la jugabilidad.



Lustramos nuestros zapatos

El nuevo escenario nos lleva directamente a las tierras de Ulthuan y Lustria, donde los frondosos bosques aguardan y los valientes ejércitos se preparan para una inminente batalla global. El torbellino de vientos de magia se ha desatado y Skaven, Altos Elfos, Elfos Oscuros y Hombres Lagarto, cada uno con diferentes intenciones y propósitos, intentan tomar el control. No hace falta decir que en esta circunstancia los viejos pactos fracasarán y la guerra llegará a un punto crítico. Es un incipit sin aire particular a decir verdad pero es la base perfecta para introducir de inmediato las mecánicas más importantes de este Total War: Warhammer 2. A diferencia del primer capítulo, o quizás sería mejor decir además, ahora las condiciones de victoria de la campaña no solo se centrarán en el control total del territorio sino también en la gestión del vórtice precisamente, elemento que altera los ritmos de el juego obligando al jugador con salidas continuas, evitando que se atrinchere en un área específica esperando recuperar fuerzas y tropas suficientes para lanzar un asalto decisivo. El ataque y las acciones perturbadoras cobran por tanto una gran importancia ya que para conseguir controlar el vórtice será necesario pasar por cinco rituales específicos, en una carrera hacia la meta donde todos los oponentes compiten al mismo tiempo. En la parte superior de la interfaz aparece una barra de progresión que crece y se llena acumulando los recursos de los rituales, obtenibles de diferentes formas. Hay edificios específicos a construir que te dan una entrada fija pero hay áreas y campamentos que pueden brindarte una gran cantidad en poco tiempo, objetivos de primordial importancia para lograr la victoria final. Por lo tanto, será muy importante planificar con el debido cuidado qué regiones conquistar primero, en un intento por obtener las preciosas recompensas de los rituales. La inteligencia artificial ha evolucionado adecuadamente y se han insertado nuevas rutinas precisamente para poner un radio en la rueda del jugador. Al comienzo de cada ritual las fuerzas del Caos se despertarán intentando interrumpirlo, obligándote, una vez más, a una defensa igualitaria de tus territorios. Es un nivel de profundidad más que lo que probamos en el primer capítulo que nos satisface y que, si bien canaliza al jugador hacia una forma de juego menos libre, también traza una campaña más fácil de seguir e incluso más adecuada. para principiantes. Empezar a seguir la serie de este segundo capítulo es de hecho absolutamente posible ya que la trama se apoya de forma independiente y las nuevas carreras, con todos sus pros y contras, son una novedad tanto para quienes llegan a los servidores por primera vez como para los veteranos.



Ocho caras nuevas

Quedamos especialmente satisfechos con la curva de dificultad de Total War: Warhammer II, ya que es maleable y adaptable a todas las necesidades. Puedes comenzar con cualquier raza y héroe eligiendo entre los niveles de dificultad canónicos, luego decidiendo confiar en el tutorial o dejar que la experiencia te guíe, con ocho héroes iniciales capaces de variar aún más los escollos de acuerdo con las diferentes áreas de inicio del juego. mapa. El título lo guía hábilmente a través de todas las noticias y la campaña está repleta de misiones secundarias que completar, objetivos que perseguir y requisitos que cumplir. Te sientes transportado a lo largo del viaje de expansión y nunca te encuentras perdido o dejado a tus propias decisiones, lo cual es algo increíblemente bueno para un juego como este. Finalmente también podemos decir que estamos contentos con la cantidad de contenido agregado por Creative Assembly que justifica plenamente el precio total al que se vende este segundo capítulo. Las carreras son completamente diferentes a todo lo que hayas jugado en Total War: Warhammer hasta la fecha, y el mapa es realmente inmenso, incluso más amplio que el del Viejo Mundo. Los modelos de cada soldado se construyeron desde cero y la cantidad de trabajo escondido detrás de los Hombres Lagarto es enorme si pensamos en el esfuerzo requerido para modelar y animar a Stegadonti, Bastiladonti y todas las otras enormes bestias de la colección de animales. Luego, todos los ejércitos se han diversificado adecuadamente con sus propias mecánicas y habilidades especiales únicas, como ya habíamos descrito en nuestra vista previa anterior. No hay mucho que decir sobre la jugabilidad real durante las batallas, que se ha mantenido sustancialmente sin cambios, refinada con ligeras modificaciones y equilibrios en las rutinas de comportamiento de la inteligencia artificial, pero muy poco más.



Parque jurásico

Una cosa que nos gustó especialmente de este nuevo capítulo es la variedad de carreras ubicadas cerca de su punto de partida. En el primer Total War: Warhammer, se gastaron turnos enteros luchando contra la facción rival vecina, obteniendo así enfrentamientos muy similares. Esta vez, quizás yendo en contra de la lógica pero mejorando el resultado final, son muchas más las carreras que controlan los distintos territorios, ofreciendo una mayor variedad tanto en términos visuales como de alianzas a realizar. Lamentablemente, en diplomacia el título sigue mostrando su lado, con peticiones bastante insistentes sobre tratados de paz sin sentido y actos de guerra repentinos, un problema marginal pero heredado del primer capítulo y aquí todavía no resuelto. Otro punto delicado, lamentablemente, es la ausencia de combates navales salvo con la resolución automática, una característica solicitada en voz alta por los fanáticos pero que lamentablemente no logró llegar a tiempo para este capítulo. Se han agregado pequeños ajustes al mapa, con ruinas para explorar en puro estilo RPG con muchas decisiones que tomar y recompensas basadas en nuestras elecciones y también hay una gestión más precisa del final de la ronda con pistas sobre todas las cosas que Es posible completar aún antes de dar luz verde a nuestros oponentes liderados por inteligencia artificial. Ahora es posible colonizar cualquier campamento sin tener que limitarte a los perfectos para tu facción, obviamente sufriendo malus en caso de territorios inhóspitos, y realmente hay muchos otros pequeños cambios y retoques en este segundo capítulo, demasiados para contarte sobre cada uno de ellos individualmente. Digamos que quedará satisfecho con él y la sensación de estar frente a un DLC de precio inflado está muy, muy lejos.



Great!

También hay buenas noticias en lo que respecta a la optimización general del juego. Los gráficos se han mantenido casi sin cambios, con la excepción de los bosques más frondosos, pero las cargas, ahora más rápidas, y la estabilidad general se han optimizado. En una PC de gama media equipada con SLI 780, juegas sin ralentizaciones manteniendo todos los ajustes altos con 60 fps y una resolución de 1080p. Desde aquí se puede subir fácilmente para tener una mejor calidad con componentes superiores, trabajando en las múltiples configuraciones avanzadas: desde la niebla volumétrica hasta la calidad de las texturas, pasando obviamente por los filtros anti-aliasing y reflejos.

Lo único que lamento es que no hemos trabajado mejor en hechizos y efectos especiales en general que aún tienen ese sabor falso que ya se sentía en el primer capítulo. Desde bolas de fuego hasta tormentas eléctricas, no todo es muy creíble en el campo de batalla, incluidas las nubes de flechas que llueven sobre las unidades, que siempre han sido muy poco atractivas de ver cuando en cambio podrían ser ese pequeño impuesto útil para que la producción alcance la excelencia incluso desde un punto de vista visual. Una última nota, finalmente, por el apoyo, que será como siempre gigantesco y continuo en los próximos meses, con una gran campaña en un futuro cercano que unirá los mundos de los dos capítulos, todas las carreras y las diferentes mecánicas, para una experiencia única y verdaderamente completa para un juego basado en el universo de Warhammer. Mientras tanto, puedes decidir lanzarte a partidas multijugador online, o afrontar una campaña cooperativa entre los propietarios de este segundo capítulo: una división de servidores que no apreciamos del todo.

Requisitos del sistema para PC

Configuración de prueba

  • Sistema operativo: Windows 10
  • Procesador: Intel Core i7-3770K
  • Memoria: 16 GB de RAM
  • Tarjeta de video: NVIDIA Geforce GTX 780 - SLI

Requisitos mínimos

  • Sistema operativo: Windows 7 64Bit
  • Procesador: Intel® Core ™ 2 Duo 3.0Ghz
  • Memoria: 5 GB de RAM
  • Vídeo de Scheda: NVIDIA GTX 460 1GB | AMD Radeon HD 5770 1GB | Intel HD4000 a 720p
  • Memoria: 60 GB de espacio disponible

Requisitos recomendados

  • Sistema operativo: Windows 7/8 (8.1) / 10 64Bit
  • Procesador: Intel® Core ™ i5-4570 3.20GHz
  • Memoria: 8 GB de RAM
  • Tarjeta de video: NVIDIA GeForce GTX 770 4GB | AMD Radeon R9 290X 4GB @ 1080p
  • Memoria: 60 GB de espacio disponible

Comentario

Entrega digital Vapor Precio 59,99 € Resources4Gaming.com

8.8

Lectores (45)

8.6

Tu voto

Afortunadamente, Total War: Warhammer II es un capítulo sólido, capaz de valerse por sí mismo y eliminar cualquier duda sobre su legitimidad de ser un capítulo independiente en lugar de una gran expansión. Se ha hecho un gran trabajo en las cuatro carreras y todas las mecánicas añadidas para la ocasión también son interesantes. Los únicos puntos dolorosos hasta la fecha están representados por la división neta de servidores con los propietarios del primer capítulo, y por un sector gráfico que podría mejorarse aún más, especialmente en términos de efectos. El gasto, sin embargo, está más que justificado, ya que encontrarás una inmensa campaña y cientos de horas de juego completo y divertido esperándote. El apoyo futuro es una garantía, como ya se ha demostrado ampliamente.

PROS

  • Cuatro nuevas razas por descubrir
  • Enorme mapa del juego
  • Muchas mecánicas nuevas e interesantes
  • Optimización mejorada
CONTRAS
  • La diplomacia todavía no funciona muy bien
  • Esperábamos algunas mejoras también desde el punto de vista gráfico.
Añade un comentario de Dinosaurios y ratas en Total War: Warhammer II revisión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.