Call of Duty 4: Modern Warfare - Revisión

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants

Único, gran desarrollador capaz de presumir del título de creador de las dos sagas que literalmente han definido el género del shooter en primera persona con ambientación bélica, Infinity Ward finalmente regresa a la escena de los videojuegos después de casi tres años de intenso trabajo. Y el resultado de tanto esfuerzo es la obra maestra que encontrará reseñada en estas páginas.
Después de crear la serie Medal of Honor, con ese Allied Assault que hizo que los propietarios de PC descubrieran la posibilidad de experimentar de forma interactiva lo que unos años antes habían visto en el cine con Saving Private Ryan, gran parte de la casa de software (que en ese momento se llamaba 2015), decidió fundar una nueva empresa tras la adquisición por Electronic Arts. El resultado de este atrevido intento fue el nacimiento de Infinity Ward y el desarrollo de una nueva saga de guerra: Call of Duty.
También en este caso, el éxito fue increíble, con dos capítulos con ventas estratosféricas y un tercer título confiado a otra casa de software (Trecision), lanzado un poco silenciosamente y solo para consolas.
Es en este largo preámbulo que se injerta Call of Duty 4: Modern Warfare; sigue siendo un título bélico, épico, cautivador, ruidoso y extremadamente lineal pero que afronta el mercado con una innovación preponderante: la Segunda Guerra Mundial finalmente se deja de lado (ya no se podía usar) para sumergir al jugador en una historia de ficción ambientada en la actualidad.



¿Ficción o realidad?

Estamos lidiando con los principales miedos del mundo occidental: un grupo de ultranacionalistas rusos se ha apoderado de una serie de ojivas nucleares y, gracias a algunas alianzas en Oriente Medio, está causando preocupación a todos los principales ejércitos aliados que tendrán que enfrentarse a una escalada de terror nacida de la desestabilización de algunos territorios árabes, tras un golpe militar, y que conducirá al increíble y atroz lanzamiento de un bombardeo nuclear contra la costa este de América.
Nos detenemos aquí con el spoiler aunque, hay que decirlo de inmediato, la trama tal vez carece de un poco de originalidad. No esperes grandes giros o tramas narrativas extrañas: están los buenos y los malos, ambos bastante estereotipados, y obviamente serás parte de los primeros.
Pero donde Call of Duty 4 absolutamente no peca es en la calidad de la narración. A diferencia de lo que vimos en los dos primeros títulos, el juego para un jugador se desarrolla a través de una única campaña en la que el jugador asumirá, de forma muy alterna, el papel de un soldado de la primera fuerza de reconocimiento de la Infantería de Marina estadounidense y los de un ejército. del 22º regimiento del SAS británico.



Lo que sorprende al jugador individual es una variedad extremadamente alta de configuraciones que, gracias a la duración del juego, lamentablemente muy limitada, sorprenderá al jugador con continuos cambios de estilo en el juego y la acción. Nunca te encuentras haciendo lo mismo dos veces, ni sientes una sensación de deja vu en la continuación de la campaña: te arrastran batallas campales en un intento de defender una posición encaramada en una granja rusa, después de tomarla. , en una larga incursión en un Chernobyl devastado por el accidente radiactivo, en total camuflaje y armado con un rifle de francotirador, en compañía de un capitán que nos llevará a hombros para alcanzar una posición privilegiada para presenciar un encuentro entre terroristas.
En otra ocasión se revisan los tres cañones distintos de un C-130 que sobrevuela territorio enemigo y, con toda una misión cuya única vista será la de arriba y en blanco y negro a la que muchos reportes de bombardeos aéreos en las noticias, nos nos encontraremos cubriendo a un grupo de aliados en fuga. Y luego acciones de guerrilla urbana, un asalto a una estación de misiles en medio de la estepa rusa y por supuesto las clásicas misiones de pista que son de alguna manera el sello de reconocimiento de las producciones de Infinity Ward. En una ocasión estaremos a bordo de un jeep a la fuga, mientras que en otra misión tendremos el mando de un cañón montado en la escotilla lateral de un helicóptero de transporte, durante una incursión en una aldea árabe que, posteriormente, será transformada. en una carrera contrarreloj para intentar salvar a un piloto derribado de los antiaéreos enemigos.


En resumen, en este punto lo tendrá claro: Call of Duty 4 se juega literalmente de un soplo, sin un momento de respiro, e invierte al jugador de adrenalina y sensaciones cautivadoras haciéndolo sentir en medio de una acción narrada a la perfección, donde los compañeros de regimiento se vuelven casi personas de carne y hueso tanto es el vínculo empático que se crea en la continuación de la campaña. Pero ... como se mencionó anteriormente ... todo dura demasiado poco. CoD4 jugado en el nivel "Regular" (el segundo de cuatro niveles de dificultad) no dura más de 6 horas. Si logras ganar un máximo de 2 más jugando al nivel "Veterano" (aunque el grado de frustración subirá más que exponencialmente) pero una vez alcanzada la secuencia final de créditos, el deseo de tener un hipotético Call of Duty 5 o incluso solo una expansión, es muy atroz y el modo Arcade divertido pero simplista que está desbloqueado no es suficiente.


¿Es solo una cuestión de longitud?

En realidad, permaneciendo anclado al jugador individual, no es solo la duración de la campaña lo que falta.
Call of Duty siempre se ha destacado históricamente por su increíble linealidad y acción en los niveles más altos posibles de scripting. El camino a seguir mientras se avanza en el mapa es siempre y solo uno; a veces se nos da una ruta secundaria para intentar flanquear al enemigo en lugar de atacarlo de frente pero es muy poco. Por lo general, siempre estamos en compañía de otros 3-4 soldados que no pueden ser controlados o comandados de ninguna manera: todo está programado en milésimas y cada evento se activará a medida que pasemos en la forma en que fue programado. Hasta que avancemos a cierta posición, nuestros camaradas permanecerán encubiertos disparando a oleadas de enemigos sin descanso y no intentarán proceder para intentar completar los objetivos de la misión. Es el jugador quien tendrá que atreverse y tendrá la tarea de poner en marcha los eventos.
Por otro lado, nuestros compañeros más leales y ligados a la historia son prácticamente inmortales y no pueden ser asesinados, por lo que habría sido demasiado fácil conseguir que hicieran el trabajo sucio.
Probablemente la combinación de niveles con guión completo, una forma bastante evidente de reaparición y la presencia de soldados aliados con una vida infinita hará que aquellos que buscan una simulación de Operation Flashpoint o Rainbow Six se vuelvan locos en CoD4. Pero abordar el juego con esta convicción es incorrecto: Call of Duty es una película de guerra interactiva, donde cada elemento de la historia se mezcla perfectamente en la acción que impregna cada mapa y avanza a lo largo de niveles ingeniosamente diseñados con el objetivo preciso de sumergir al jugador. en esta guerra moderna es un sentimiento que da una gran satisfacción y una sensación de plenitud absoluta cuando, al final de una incursión en territorio enemigo, te encuentras haciendo una comunión en torno a tu capitán.



Entre otras cosas, con un gesto bastante atrevido y original, Infinity Ward también ha decidido introducir perros entre los enemigos a los que se puede enfrentar durante las misiones. Y son muy difíciles de pelear: quizás un poco irreales se mueven a gran velocidad y nunca en línea recta, siempre con un bombardeo lateral que los hace muy difíciles de golpear desde lejos y los encontrarás en un abrir y cerrar de ojos. ojo. en la garganta. En este punto se activará un mini-juego, que no puede ser más mini, donde tendrás 1-2 segundos para presionar el botón V en un instante para romper el cuello del perro, de lo contrario serás mordido y morirás instantáneamente.

Nos gusta ser técnicos

Sin embargo, la inteligencia artificial sigue siendo digna de mención, especialmente de los enemigos, que logran asumir un altísimo grado de hostilidad hacia el jugador. Se mueven de forma bastante realista, en un intento por no mostrar nunca su lado al jugador, aprovechar las fundas y, sobre todo, hacer un uso exagerado de granadas y cohetes. Para ser quisquillosos, parecen comportarse mejor cuando se toman en pequeñas cantidades, dado que en un par de misiones en las que te encuentras desesperadamente enfrentando grandes asaltos enemigos, los ultranacionalistas avanzan directamente sin preocuparse en lo más mínimo por estar en campo abierto o tener a alguien estacionado. detrás de una ventana frente a ti sosteniendo una enorme ametralladora que está haciendo un barrido limpio de toda la línea de asalto.
Las secuencias de interludio entre una misión y otra merecen un aplauso, con un estilo tecnológico muy depurado. Son una pequeña joya de inmersión y ocultan perfectamente las subidas que, sobre todo para la versión para PC, son de una brevedad desarmante.

Pasando a un análisis técnico más profundo, el título consigue dar una gran satisfacción también en términos gráficos. Call of Duty 4 en nuestro sistema de prueba siempre se ejecutó con la máxima fluidez, nunca cayendo por debajo de 40-50 cuadros por segundo con todos los detalles gráficos al máximo (incluido el filtrado anisotrópico y anti-aliasing) y una resolución de 1680x1050. Pero su motor es extremadamente escalable y con un mínimo de trabajo en la configuración, puede funcionar más que decentemente incluso en sistemas de rango medio con algunos años sobre los hombros. La única nota es un problema de intercambio de unos segundos al inicio de cada misión, provocado por la carga de las texturas y que dispara vídeo y audio. Pero es absolutamente insignificante y parece afectar solo a la edición para PC.
Cabe destacar la iluminación dinámica con un consecuente sistema de sombras en tiempo real que realmente logran ofrecer ese toque extra de realismo en ambientes interiores y con motivo de explosiones y un sistema de partículas de gran importancia y belleza estética, en capacidad de manejar el humo de explosiones y granadas de humo perfectamente. Lo mismo ocurre con los modelos y animaciones de los otros soldados, en particular de sus compañeros que, en más de unas pocas ocasiones, realizan movimientos extremadamente realistas como cuando se agachan uno detrás del otro antes de volar una puerta, o cuando cubrirse unos a otros mientras abordan un helicóptero al final de la misión.
Como era de esperar, incluso las armas no son menos con una parafernalia de cuerpo muy completo con atención a cada detalle: M16A4, MP5, AK47, ametralladoras pesadas como la M249, varias pistolas y cohetes (sobre todo la magnífica Javelin capaz de hacer estallar en el aire cualquier vehículo blindado gracias a su trayectoria de ataque parabólico).

Pero incluso en este caso nos gusta ser exigentes porque algunos detalles no nos han convencido: la vegetación en particular, inmóvil y con un detalle bastante bajo que, en las ocasiones en que te encuentras arrastrándote por el suelo, golpea como un rayo desde el suelo. azul. por su pobreza gráfica y el cielo absolutamente estático y desprovisto de cualquier efecto que, sobre todo en misiones diurnas, te hará levantar la nariz, catapultándote atrás en el tiempo a cuando el horizonte del juego era un simple mapa de bits (incluso bastante granulado para sea ​​honesto).

Absolutamente nada de qué quejarse de la banda sonora, comisariada por Harry Williams (Metal Gear Solid 3 y 4 y la saga Narnia entre sus otras obras), en estilo orquestal de guerra clásico y capaz de subrayar los momentos de mayor patetismo con una precisión sonora increíble. Lo mismo ocurre con el discurso, doblado al español más que digno (el juego está completamente localizado en nuestro idioma) y con los efectos sonoros de armas y explosiones, absolutamente perfectos y muy realistas sobre todo cuando se escuchan a lo lejos o viniendo de lugares cerrados.
Para resumir todo, podemos agregar que Call of Duty 4 ofrece un sector técnico de primer nivel capaz de sorprender a los usuarios de Xbox 360 y PlayStation 3 mientras que, en PC, el resultado está quizás ligeramente por debajo de las expectativas, ciertamente más bajo que el futuro. se esperaba) y tal vez incluso un pelo detrás de Gears of War.

Multijugador mi amor

Parece obvio decir esto pensando en el increíble éxito cosechado por la beta de Call of Duty 4 para Xbox 360 pero nos gusta ser repetitivos: el verdadero punto fuerte de CoD4 es el multijugador.
El jugador individual se juega de una vez y pronto se deja de lado, mientras que el multijugador es longevidad a la potencia extrema con una curva de aprendizaje prácticamente nula y la posibilidad de ingresar al juego, divirtiéndose, de inmediato.
El multijugador ofrece, en las tres plataformas de lanzamiento, 16 mapas, algunos diseñados específicamente para este modo, otros extraídos directamente de la campaña para un jugador. Todos son mapas con una excelente mezcla de ambientes interiores y exteriores, donde el diseño de niveles es el maestro y consigue gestionar a la perfección un número muy variable de jugadores. En 360 y PS3 se admiten hasta 18 retadores al mismo tiempo, mientras que en PC puede ser hasta 32.
En cuanto a modos tenemos el clásico Free-for-All y Team Deathmatch donde te limitas a fragging con o sin amigos y algunos modos más tácticos con objetivos: Dominion, donde tienes que capturar y defender algunas banderas repartidas por el mapa, Buscar y destruir donde, en el estilo clásico de Counter-Strike, un equipo tiene la tarea de colocar un explosivo en la base opuesta que en su lugar debe prevenirlo o desactivar el explosivo, Sabotaje, donde el explosivo se coloca en el centro del nivel y el El equipo que logre recogerlo deberá colocarlo en la base del oponente y, finalmente, en el Cuartel General, donde hay que conquistar y defender por un minuto un punto del mapa que aparece al azar.
Cada uno de estos modos puede estar flanqueado por dos modificadores diferentes: de hecho, es posible activar el mod Clásico que desactiva las clases mientras que las armas y las bonificaciones están esparcidas por el suelo a través del mapa y también modifica parcialmente la física (muere con menos facilidad y saltas más arriba y más rápido) o puedes habilitar el modo Hardcore que desactiva el hud del juego y hace que la acción sea extremadamente realista en el signo de "un tiro para matar".

estarás en guerra, entre mil explosiones, ráfagas de ametralladoras y algunos compañeros con los que compartir momentos de silencio durante el acercamiento a una posición enemiga

Multijugador mi amor

Pero lo más destacado del modo multijugador es su sistema de personalización de personajes. Al igual que con las últimas encarnaciones de la serie Battlefield y, a diferencia de Quake Wars, tu avatar tiene un sistema de niveles que se logra a medida que la experiencia crece y dura entre un juego y el siguiente. Al subir de nivel, primero desbloqueará algunas clases preconfiguradas y luego podrá crear las suyas propias desde cero. Estas no son clases al estilo de Team Fortress con un médico, ingeniero o soldado, por así decirlo, sino una especie de personalización de la parafernalia. De hecho, será posible seleccionar la ropa, el arma principal, la secundaria, los diversos injertos y miras que se montarán en el cañón y luego, una verdadera joya de personalización, será posible seleccionar tres bonificaciones de tres distintas. grupos que influirán en determinadas características del personaje. Va desde bonificaciones simples como una mayor vida útil o balas que causan más daño, hasta mejoras más originales, como la capacidad de disparar algunos disparos desde el suelo después de ser herido de muerte o lanzar una granada cuando se acaba la vida.
Todas estas personalizaciones se desbloquean a medida que aumenta el nivel y ofrecen un grado de estrategia y táctica a una jugabilidad tremendamente frenética y de acción, sin por ello desequilibrarla de ninguna manera: no hay bono que se mantenga ya que al final todo queda en manos de los jugador y en su capacidad para apuntar a la cabeza del oponente y apretar el gatillo lo más rápido posible. Entre otras cosas, siempre es posible ver las bonificaciones montadas por los oponentes (cuando mueren, una cámara "moribunda" mostrará desde dónde disparó el asesino y qué ventajas activó) y recoger las armas mejoradas por un enemigo de nivel superior.

Quicksave, este extraño

Nos gustaría subrayar que, incluso en la versión para PC, el juego sigue una subdivisión clásica de los niveles para los puntos de control de guardado automático. Esto significa que no podrá guardar cuando quiera y tal vez recargar el último guardado rápido antes de doblar la esquina. Tienes que estar cómodo con el diseño del nivel y, si desafortunadamente mueres, se reiniciará desde el último punto de control.
Desafortunadamente, esta decisión por parte de los programadores trae consigo un pequeño soplo de frustración ya que, especialmente en las secciones cronometradas, más que a veces se encontrará reiniciando bastante hacia atrás y repitiendo las mismas secuencias de juego para demasiadas balas perdidas.

Ningún refugio es seguro

La punta de lanza del sector técnico está representada por el diferente grado de cobertura que ofrecen los distintos materiales. Si bien es cierto que la interacción con los escenarios y el entorno es prácticamente nula, al mismo tiempo esta característica realza elegantemente el componente táctico del juego. De hecho, las balas están influenciadas en su trayectoria, velocidad y por lo tanto también en el daño por impacto, dependiendo de los materiales que atraviesen: no intente cubrirse detrás de cajas de madera, o aprovechar el refugio que ofrece una partición de una casa. , si alguien tiene la buena idea de estrellarse hacia su posición con una bonita SIERRA, se encontrará tirado en el suelo en un abrir y cerrar de ojos.

PC - Requisitos del sistema


Requisitos mínimos

  • Procesador: Intel Pentium 4 2,4 GHz o AMD 64 2800+
  • RAM: 512 MB para Windows XP o 768 MB para Windows Vista
  • Tarjeta de video: NVIDIA GeForce 6600 o ATI Radeon 9800Pro
  • Tarjeta de sonido: compatible con DirectX 9.0c
  • Disco duro: 8 GB de espacio
  • DVD: reproductor de DVD 6x
Configuración de prueba
  • Procesador: Intel Core 2 Duo E6850 3,0 GHz
  • RAM: 2 GB
  • Tarjeta de video: NVIDIA GeForce 8800 GTX
  • Sistema operativo: Windows Vista

Comentario

El nuevo esfuerzo de Infinity Ward es una mezcla de adrenalina y sensaciones cautivadoras que te obligarán a permanecer pegado a lo largo de la campaña para un jugador, sin detenerte ni un momento, sin siquiera tiempo para respirar. Estarás en guerra, entre mil explosiones, ráfagas de ametralladoras y algunos compañeros con los que compartir momentos de silencio mientras te acercas a una posición enemiga. Pero, lamentablemente, en tan solo 6 horas terminará este transporte emocional porque habrás terminado la aventura en single.
Lo que queda, sin embargo, es un multijugador absolutamente perfecto, calibrado al más alto nivel, donde la acción es inmediata y el desarrollo táctico del personaje está particularmente bien estructurado.
Por supuesto, Call of Duty 4 no está libre de imperfecciones, especialmente técnicas, pero es un título que creemos que podemos recomendar a cualquier jugador con una sola nota: debe jugarse en multijugador, porque de lo contrario la votación debe ser disminuyó en 5 lugares decimales.

Pro

  • Excelente campaña para un jugador
  • El modo multijugador es adictivo, vertiginoso y prácticamente eterno.
  • Audio y banda sonora inigualables
  • contra
  • La aventura en solitario es muy corta.
  • Algunas pequeñas imperfecciones gráficas
  • La acción lineal y con guión no te incita a volver a jugar los niveles.
    Añade un comentario de Call of Duty 4: Modern Warfare - Revisión
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.